Supuesta trabajadora sexual quiso robar en un hostal de Managua

Por: || || Hora: 2:52 p.m..
nicaragua, servicios sexuales, robo, hostal, managua, bolonia,
Foto: Loyda Padilla/TN8

Una joven que supuestamente se dedica a ofrecer sus servicios sexuales fue atrapada cargando con cobijas y edredones de un conocido hostal del Residencial Bolonia, en Managua.

Aunque la muchacha de aproximadamente 25 años de edad no sustuvo su candente encuentro dentro de las habitaciones del local, aprovechó un pequeño muro colindante al parqueo para introducirse. Se conoció que ella conoce este lugar ya que su habitual cliente, un vigilante del mismo local, la contrata.

La mujer se lanzó hacia dentro del inmueble al verse tentada por los vistosos y hermosos cubre-camas. Y pensando que podria salirse con las suyas, intentó huir, pero los propietarios tras ser alertados por los ladridos de un perro pudieron atraparla.

Te puede interesar: Accidente de microbús deja 35 lesionados en Matagalpa

"El perrito comenzó a ladrar y a ladrar en el patio, eso nos llamó la atención y nos venimos a asomar. Y cuál es el susto cuando miro a la desgraciada queriéndose tirar el murito y ya tenía un edredón al otro lado", explico Carolina Roque, familiar de la propietaria del hostal.

Al ser abordada la supuesta servidora sexual, ésta no negó que el guarda de seguridad identificado como Edgar Castro de 70 años le paga 100 cordobas las noches que requiere de sus servicios. Además dijo que entró al hospedaje porque necesitaba más dinero, pero que según ella no es ninguna delincuente.

El vigilante al verse descubierto, al principio lo negó todo y señaló que no conocía a la mujer, pese a que ésta lo encaraba diciéndole que se bajara los pantalones para que mostrara sus partes viriles a fin de demostrar que acababan de tener sexo dentro del parqueo. "¿Por qué te negás viejo chancho. Acaso no me pagás 100 pesos para que te (...)", insistía la sospechosa.

Al verse acorralado por la mujer que le vende sus caricias, el celador no tuvo más remedio que aceptar que al ser un hombre solo, necesita de una mujer que le haga compañia, pero aunque tenga que saciar sus necesidades sexuales los propietarios del hostal le aclararon que cometió abuso de confianza al meter mujeres de "la vida alegre" en un lugar privado y que tomarían sus medidas. Ante esto, el hombre les prometió que no volvería a suceder y que lo disculparan.

"No niego que yo me meto con esa mujer y que ocupo este lugar porque no tengo dónde, pero eso no vuelve a suceder, nunca pensé que era una ladrona y yo creo que ella también una vez se me llevó otras cosas personales", adujo el vigilante, quien lleva ocho años trabajando para el hostal.

nicaragua, servicios sexuales, robo, hostal, managua, bolonia,

 

tags:

Loyda Padilla

Licenciada en comunicación social, egresada de la Universidad Centroamericana UCA con más de 15 años de experiencia en prensa escrita y televisión. 6 años como reportera de CrónicaTN8.