Confirman que el espacio se hace más denso al salir del sistema solar

Por: || || Hora: 4:20 p.m..
estudio, espacio, sistema sola, nave voyager 2, viaje, estadisticas, densidad, sistema solar
El descubrimiento rebate la idea común de que en el espacio existe un vacío / Foto: Twitter

El espacio dentro de la heliopausa es la heliosfera y el espacio exterior es el VLIM. Pero la heliosfera no es una esfera redonda. Es más como un óvalo, con el Sistema Solar en un extremo y una cola fluyendo detrás; la "nariz" apunta en la dirección de la órbita del Sistema Solar en la Vía Láctea.

Los datos sobre la densidad de partículas en el espacio interestelar que han llegado desde la sonda espacial Voyager 2 en los últimos meses confirman las mediciones hechas por su sonda 'hermana' Voyager 1 desde el 2012, año en que cruzó los límites de nuestro sistema solar.

 

estudio, espacio, sistema sola, nave voyager 2, viaje, estadisticas, densidad, sistema solar

 

La misión de la NASA corrobora así que la densidad de partículas por centímetro cúbico de esa región del espacio no disminuye sino aumenta, lo que puede ser una "característica a gran escala" del medio interestelar más cercano, estiman dos astrofísicos de la Universidad de Iowa (EE.UU.) que analizaron la última información recabada por ambas naves, que fueron lanzadas en 1977.

Ambos Voyager cruzaron la heliopausa en el morro, pero con una diferencia de 67 grados en latitud heliográfica y 43 grados de diferencia de longitud.

Lee también: La Nasa descubre la extraña naturaleza de las capas de hielo de Plutón

Densidad de electrones

Cuando las sondas Voyager cruzaron más allá de la heliopausa, sus instrumentos de ciencia de ondas de plasma detectaron la densidad de electrones del plasma a través de oscilaciones de plasma.

La Voyager 1 cruzó la heliopausa el 25 de agosto de 2012, a una distancia de 121,6 unidades astronómicas de la Tierra (que es 121,6 veces la distancia entre la Tierra y el Sol, aproximadamente 18,1 mil millones de km).

La Voyager 2, que tomó el camino más largo, volando por Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, cruzó la heliopausa el 5 de noviembre de 2018 a una distancia de 119 unidades astronómicas (17,8 mil millones de km). Midió las oscilaciones del plasma el 30 de enero de 2019 a una distancia de 119,7 unidades astronómicas (17,9 mil millones), encontrando una densidad de plasma de 0,039 electrones por centímetro cúbico, muy cercana a la medida de la Voyager 1.

Los cálculos previos indicaban que la densidad de electrones media entre las estrellas de la Vía Láctea debería estar en torno a 0,037 partículas por centímetro cúbico, muy cerca de la medición anterior. Mientras tanto, la densidad del plasma en los extremos de la heliosfera era mucho menor, alrededor de 0,002 partículas por centímetro cúbico.

En un sistema de coordenadas convencional respecto al Sol (heliográfico), la diferencia entre las dos naves Voyager es de 67° de latitud y 43° de longitud, mientras que la 'nariz' se encuentra exactamente entre ambas.

El descubrimiento rebate la idea común de que en el espacio existe un vacío. Lejos del Sol o de cualquier estrella, la densidad de la materia puede ser muy baja, pero sigue existiendo.

tags: