Encuentran osamenta de joven que estaba desaparecido en Chinandega

Por: || || Hora: 4:47 p.m..
nicaragua, osamenta, joven, chinandega, canaveral, balazos,
Foto: Cortesía

10 días después de su desaparición, el esqueleto de Erick José Franco Amaya, de 19 años, fue hallado en un cañaveral de la Finca Santa Clara, en el límite del barrio Miguel Jarquín, al noroeste de la ciudad de El Viejo, en Chinandega

Tras varios días de búsqueda incesante en hospitales y unidades policiales, los familiares y vecinos al final dieron con el cuerpo entre los cañaverales en el costado noroeste en el plantío de caña, propiedad de la familia Saénz. 

Te puede interesar: Matan a hombre en Juigalpa de una certera estocada en el pecho

Familiares dijeron que éste desapareció desde el pasado lunes 30 de julio. Los abuelos del joven declararon a los investigadores policiales que precisamente la mañana de ese día escucharon al menos cuatro detonaciones de arma de fuego, lo que consideran fueron los que acabaron con la vida del muchacho que presentaba tres impactos de bala, dos de ellas en la espalda y una en el hombro. 

"Mi nieto dormía en la casa de su tío Elier José Franco, y todas las mañanas se venía a en la finca Santa Clara a desayunar. El día que desapareció escuchamos como a las 5:30 cuatro disparos, creemos que tres le dieron a él, y que corrió pero quedó muerto entre el cañal. Hasta ayer que lo encontramos cuando nos alertamos por las aves de rapiña que lo devoraban. El cráneo estaba a varios metros de su cuerpo”, indicó Bernarda Ortega, quien se mostraba impactada por el crimen de su nieto. 

Giovanni Franco dijo que desde pequeño su sobrino fue criado por su abuelita Bernarda. "Parece que algún enemigo sabía su rutina y lo emboscó porque los vecinos escucharon disparos", mencionó el familiar. 

Francisco José Franco descartó que su nieto haya sido víctima de riñas políticas o de acciones delictivas. "Mi muchacho no se metía en eso, no le gustaba porque trabajaba duro en el campo", dijo, agregando que lamentaba la inseguridad que se vive en el sector donde los delincuentes se aprovechan del cultivo de cañaverales como refugios para hacer sus fechorías. 

La osamenta fue trasladada la tarde del miércoles al Instituto de Medicina Legal, IML. Sus restos son esperados el mediodía del viernes para darle cristiana sepultura.

nicaragua, osamenta, joven, chinandega, canaveral, balazos,

 

tags: