¿Cuáles heridas se curan más rápido las de boca o piel?

Por: || || Hora: 7:55 a.m..
boca, labios, heridas, saliva,
Referencia.

¿Haz notado que tus heridas en la boca se curan muy rápido?. De hecho, las pequeñas heridas que nos hacemos en la boca suelen curarse, incluso, mucho más rápido que las heridas de la piel, aquí te cuento por que pasa esto. 

Quizá algo que tu no sepas es que hay personas que ponen un poco de saliva en las heridas de la piel, esto al parecer es la primera reacción de algunas personas y a lo mejor lo hacen sin saber que eso les podría ayudar a sanar más rápido.  

El asunto que ha despertado el interés de los médicos por mucho tiempo ahora parece por fin tener una respuesta. Investigadores de la Universidad de California en San Diego y los Institutos Nacionales de Salud en Bethesda, Maryland, detectaron algunos reguladores genéticos maestros que son más activos en la boca para curar heridas sin dejar cicatrices.

Te puede interesar: EE.UU: Según estudio el mareo al levantarse podría aumentar el riesgo de demencia

En la revista Science Translational Medicine expusieron su hallazgo.  Los reguladores, proteínas conocidas como SOX2, PITX1, PITX2 y PAX9, resultaron más activos en las células queratinocitos en la boca, pero no en las células de la piel del brazo. "Los reguladores retienen la inflamación que puede provocar cicatrices y activan los programas moleculares involucrados en el movimiento de las células y el cierre de las heridas", afirmaron los investigadores.

El hallazgo sobre estos procesos de curación diferenciada podrían llevar eventualmente a terapias para el resto de la piel

Durante la investigación los científicos hicieron pequeñas heridas tanto en la boca como en la parte superior de los brazos de 30 voluntarios. Las heridas en la boca sanaron aproximadamente tres veces más rápido que las heridas producidas en la piel del brazo, en promedio a una velocidad de aproximadamente 0.3 milímetros por día en la boca, en comparación con menos de 0.1 milímetros por día en el brazo. 

Fuente: El Espectador. 

tags: