Economistas de Nicaragua vaticinan una cooperación sin precedentes con China

Puerto de exportación en Nicaragua
Foto: Puerto de exportación en Nicaragua / TN8

Nicaragua y China sentaron las bases para el despegue de una cooperación robusta, lo que permitirá un mayor intercambio comercial y la ejecución de proyectos de infraestructuras vitales de gran trascendencia.

El país asiático tiene entre sus principales estrategias o políticas públicas, la franja de desarrollo y la nueva Ruta de la Seda, lo que implica la construcción de obras para el comercio marítimo, vial, puertos, carreteras, trenes y otras necesarias para la comercialización.

 

¿Qué es la Ruta de la Seda?

“Es un proyecto chino que parte de los principios de apoyo mutuo y de beneficios compartidos. Eso es diametralmente opuesto a los principios con que normalmente los bancos del mundo capitalista se mueven, que son endeudar a los países, cobrar intereses usureros. Al final en vez de promover desarrollo, promueven subdesarrollo»; explica Frank Matus, quien está siguiendo de cerca las relaciones entre las dos naciones.

«La lógica de China es diferente, ellos dicen que construyamos un desarrollo conjunto. La Ruta de la Seda ha tenido como brazo financiero al Banco Asiático de Inversión de Infraestructura, que han realizado múltiples créditos. Además la Ruta de la Seda incorpora a 60 países que tienen el 75% de las reservas energéticas del mundo”; agrega el analista.

Frank Matus, economista en Nicaragua
Foto: Frank Matus, economista en Nicaragua / TN8

Igualmente, los economistas de Nicaragua coinciden que reúne a una gran cantidad de actores importantes que tienen un peso específico en la economía del mundo.

“Lo que podemos esperar es que China se interese en cooperar con Nicaragua para comerciar a través de Nicaragua, para que el flujo de mercancía no solo de China sino del mundo entero, pueda pasar por Nicaragua. Dentro de esa lógica, recordamos la idea del canal interoceánico”; destaca el catedrático Matus a TN8.

Convenios beneficiosos para el pueblo de Nicaragua

“Hay tres puntos concretos, primero que se puede retomar el canal interoceánico que marca un nuevo horizonte en la geopolítica, hay un enorme desafío para ponerse como líder al convertirse en una nueva ruta. Eso significa enorme desarrollo”; señaló el catedrático Guillermo Gómez, quien también es experto en temas internacionales.

De lograrse todos estos objetivos, el crecimiento económico dejaría de depender de ciertos pilares.

Guillermo Gómez, analista en Nicaragua
Foto: Guillermo Gómez, catedrático y analista en Nicaragua / TN8

“Las posibilidades de mayores inversiones y de innovar, esto no significa de establecimiento de inversiones, sino que también que Nicaragua se impulse sin tener que estar dependiendo de una inversión extrajera para el crecimiento macroeconómico, sino que pueda beneficiar a las grandes mayorías populares”; analiza Gómez.

Nicaragua estaría marcando un nuevo camino, lo que podría desencadenar en transformaciones más monumentales.

“Marca un punto de inflexión al romper con la hegemonía de Estados Unidos y el control o dominio del mercado internacional y saltar un mercado asiático y establecer relaciones porque representa que Nicaragua se enrumba hacia nuevos horizontes. Y genera mayores posibilidades de inversiones para que podamos tener desarrollo económico, social y político”; indicó Gómez.