Dolor en sepelios y velatorios de víctimas de accidente de Yoro

Por: || || Hora: 5:12 p.m..
None-Dolor en sepelios y velatorios de víctimas de accidente de Yoro
Internet

En medio del dolor que los embarga, los parientes de las víctimas del fatídico accidente de Yoro, Honduras, que dejó como saldo 17 muertos, llegaron este día a reclamar los cadáveres.

La morgue de San Pedro Sula, desde la noche del viernes permanecía abarrotada de personas que esperaban retirar los cuerpos de sus seres queridos para velarlos y darles cristiana sepultura.-

Las escenas eran desgarradoras, muchos lloraban desconsoladamente y con impotencia le pedían explicaciones a Dios, de por qué había permitido que sus familiares murieran de esa forma.

Tras retirarlos todos los cadáveres fueron trasladados a diferentes comunidades de Yoro, donde fueron velados parte de la noche y la madrugada de hoy.

Algunos fueron enterrados en horas de la mañana de hoy sábado y otros serán sepultados a las 2:00 de la tarde, la mayoría de ellos en el cementerio de la aldea La Trinidad de Yoro.

En ese campo santo se realizó esta mañana el sepelio Florinda Azucena Urbina, quien era pastora evangélica de la Iglesia de Dios de la comunidad de La Trinidad, según se conoció.

En horas de la tarde se realizará el sepelio de la joven Merlin Contreras Aguilar y sus dos hijos Merlin Rocío Contreras Cruz (5) y Ángel Geovanny Contreras Cruz (3), quienes serán sepultados los tres en una misma fosa.

La madre y sus dos hijos eran velados en la aldea Las Lomitas, al igual que el dirigente campesino de Yoro, Laureano Gómez y Santos Zunilda Hernández, quienes eran vecinos.

En la aldea Ayapa se realizaba la vela de los también pastores evangélicos y suegros de Merlin Contreras, los señores Digna Elba Cabrera y José de la Cruz Aguilar Barahona.

Mientras tanto en la aldea El Espino se encontraban los cuerpos de Crecencia Rodríguez y su nieto, así como de Zenayda Martínez y su hija.

El resto de los fallecidos se desconocía hasta la 1:30 de la tarde adonde habían sido trasladados.

La Tribuna

tags: