Honduras: Salvaje marido le cercena los pies a compañera de hogar

Por: || || Hora: 3:35 p.m..

Ni los ocho años que convivió con ella jurándose amor ni los tres hijos que procrearon juntos impidieron que la furia lo llevara a cometer el acto que hoy lo tiene tras las rejas.

Se trata de Marció Amílcar Mateo Salazar, de 42 años, quien cegado por los celos le cercenó los pies con un machete a su compañera de hogar, de quien por razones obvias se omite el nombre.

Las autoridades de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC), tras conocer del hecho, se movilizaron al sector donde después de varias horas de búsqueda, capturaron al celoso marido.

El hecho ocurrió el pasado sábado a eso de las 6:00 de la tarde en un sector montañoso de la aldea El Rancho, del municipio de Choloma, departamento de Cortés.

Al momento de ser llevado detenido por los agentes de la DNIC, Mateo Salazar manifestó que él es un hombre cristiano, pero su mujer le mintió al decirle que saldría con su hermano para hacer unos mandados al centro de Choloma, “en la tarde me encontré a mi cuñado y me dijo que no había visto a mi mujer, quien en realidad andaba en compañía de una prima y además me había dicho que regresaría a las dos de la tarde y llegó cuatro horas después, lo que me enfureció”.

Con frialdad siguió relatando que al llegar a su casa sacó el machete que estaba bajo la cama, “yo no quería matarla, pero ella metió los pies cuando agarré el machete y eso fue todo, un error de humanos”.

Mateo aseguró que no andaba tomado cuando sucedió el hecho y que con frecuencia visita la iglesia, “pero fue en un ratito que me cegué por los celos” y aunque no tiene pruebas de que su mujer le fuera infiel, sospecha de posibles engaños.

El marido celoso recalcó que lo que le molesta es que su mujer le haya mentido, “yo he sido paciente por los niños y yo no es que no miento, pero hay distintas mentiras”.

“Estoy arrepentido y tal vez no sea tarde, yo la quiero y la he querido, pero fue un momento de cólera”, agregó.

Al momento del hecho, a Mateo no le importó que dentro de la casa estuviera uno de sus hijos, quien presenció el momento en el que su padre le cortaba los pies a su madre.

AGENCIAS  

tags: