Así fue la salida de Hugo Chávez de la Cárcel de Yare en 1996

mexico

Hace 23 años el líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, retomaba la lucha por la “segunda independencia” de Venezuela.

Un 26 de marzo de 1996, luego de estar dos años en prisión junto con diez oficiales por la rebelión cívico-militar del 4 de febrero de 1992, el presidente Rafael Caldera le otorga un sobreseimiento al comandante Hugo Chávez Frías. El pueblo lo aguardaba para agradecerle su gesta heroica.

El líder de la Revolución Bolivariana Hugo Chávez protagonizó junto a los soldados del Movimiento Bolivariano MBR-200 una revuelta contra el sistema político que simbolizaba el gobierno de Carlos Andrés Pérez, cuyas políticas mantuvieron a la población sumida en la pobreza. 

¡Chávez libre!

El día que salió de la cárcel vestido con un liquiliqui beige, un delgadísimo Chávez anunció que el Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 tomaría la calle. Pidió al pueblo ayudarlo a organizar un gran frente nacional para luchar por la transformación estructural del país.

Al día siguiente de su liberación el Comandante Hugo Chávez Frías asistió al Panteón Nacional a colocar una ofrenda floral a Simón Bolívar.

El periódico Últimas Noticias reseñó para ese momento que “Chávez oró 10 minutos ante el sarcófago del Libertador”, mientras que una multitud se congregó espontáneamente en los alrededores del Panteón Nacional y le hicieron un cordón humano al líder.

“Estamos aquí porque seguiremos luchando por la dignidad del pueblo venezolano” señaló el Comandante ese día.

La aglomeración de gente que se encontraba afuera entonó el himno y llevó a Chávez cargado de hombros, mostrándole su apoyo: “Chávez es el hombre que realmente nos va a ayudar a llevar la democracia como tiene que ser”.

Los periodistas cubanos Rosa Miriam Elizalde y Luis Baéz, autores del libro Chávez nuestro publicado en el año 2004, narran de los testimonios de sus familiares más cercanos la actitud con la que Chávez permaneció en Yare.

Su madre Doña Elena relata "Mire, así como se le aglomera ahorita la gente donde quiera que él esté, así también era en la cárcel. Eso eran colas, colas. No nos dejaban a nosotros ni un ratico para disfrutarlo. Sólo los minutos en que él estaba comiendo. Iban a conocerlo, a saludarlo quienes ya lo conocían, a llevarle cartas, regalos y comida. Imagínate que hasta allá le llevaron una nevera, una cocina y un estante", recuerda. 

“Él fue a la prisión de Yare un mes, o mes y medio después del levantamiento, porque al Cuartel San Carlos iban cientos de personas cada día a visitarlo. Ya se sentía fervor en el pueblo. Estuvieron a punto de tumbar la cerca de alambre. Para la familia no había muchas restricciones en las visitas, e íbamos todos los fines de semana a verlo", evoca su hermano Adán Chávez.