Pistoleros matan a inmigrantes que transitaban por una carretera del sur de México

Por: || || Hora: 10:46 a.m..
Foto: Prensa Libre

Un grupo de personas armadas atacó a balazos a 40 inmigrantes en una carretera del sur de México, que dejó como resultado de dos muertos, entre ellos un niño de 10 años, y dos heridos de gravedad, informaron las autoridades migratorias, sin dar mayores detalles. 

 

Los heridos son una mujer hondureña y un niño guatemalteco que transitaban con los demás inmigrantes por la carretera Malpaso-Las Choapas, entre los estados de Chiapas y Veracruz, cuando fueron atacados el sábado.

Los inmigrantes con frecuencia son víctimas de asaltos por parte de grupos del crimen organizado en su travesía por territorio mexicano para llegar a Estados Unidos.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Migración, un vehículo con personas armadas trató de alcanzarlos y, al no conseguirlo, les dispararon. No se precisó cómo se trasladaban los inmigrantes.

La mujer herida, de 36 años, recibió tras impactos de bala. Las víctimas fueron auxiliadas por agentes del Instituto Nacional de Migración y trasladados a un hospital en Tuxtla Gutiérrez, capital de Chiapas, señaló Prensa Libre.

Más de 5 mil menores fueron deportados de EE.UU. y México en lo que va del año

Hasta noviembre de este año, la Dirección General de Migración reporta 25 mil 872 guatemaltecos deportados de EE. UU.; de esa cifra, 257 son menores de edad.

Los menores guatemaltecos deportados de México vía terrestre suman, hasta el 31 de octubre de este año, 5 mil 414, de los cuales 1 mil 916 no vienen acompañados por ningún familiar. Es decir, que en total unos 5 mil 671 menores fueron retornados y la mayoría no logró cumplir con su objetivo de llegar a EE.UU.

Algunos de ellos vienen acompañados de sus padres o algún otro familiar, recalca Mónica Flores Mejía, directora de Servicio Social de la Secretaría de Obras Sociales de la Esposa del Presidente (Sosep), quien añade que, en la mayoría de los casos, los menores vienen tranquilos, ya que en los centros de detención no los han separado de sus familiares.

“En el caso de los papás, sí existe bastante ansiedad y preocupación, porque en la mayoría de casos ellos han vendido lo poco que tienen o han hecho préstamos para poder pagar a las personas que los trasladan a Estados Unidos, y se quedan con la deuda”, comenta la directora.

Compartir:



tags:

Prensa Libre (Guatemala)

.