Mucho más que una máquina de triple-dobles

|| Hora: 11:50 a.m..

Los partidos que está protagonizando Russell Westbrook esta temporada se han convertido en unos acontecimientos ineludibles. El lunes por la noche en el Madison Square Garden, la superestrella del Oklahoma City Thunder sumó su octavo triple-doble del torneo en la victoria de 112-103 sobre los New York Knicks.

Mientras que las reacciones de las redes sociales y en los medios que presenciaron la única visita del año de Westbrook a la arena más famosa del mundo quedaron maravillados con los instintos que presentó el Todos Estrellas, con 27 puntos, 18 rebotes y 14 asistencias, su coach Billy Donovan optó por destacar el liderazgo intelectual, algo que no se categoriza en los numeritos que aparecen listados en las fichas.

“Es increíble lo que está haciendo. No le voy a restar nada de lo que está haciendo, pero también hay una parte que él probablemente es el jugador más excepcional en la NBA. Obviamente existen grandes anotadores, grandes chicos que dan asistencias, grandes reboteadores. Hay muchos grandes jugadores en esta liga, pero él como que atañe cada aspecto del juego”, afirmó el entrenador en jefe luego de la tercera victoria al hilo del Thunder.

“Obtiene esos números, pero para mí como entrenador, hay mucho más en él que eso porque tiene un grupo de chicos allí adentro que algunos de ellos son nuevos, algunos son más jóvenes y él está tratando de liderar. Está allí afuera tratando de mostrarle a estos chicos cómo competir. Está allí afuera hablando y comunicándose con ellos”, continuó Donovan, quien se encuentra en su segunda temporada al mando de Oklahoma City. “Siempre no se puede anticipar obtener los números y ganar. No funciona así. Hay más que eso”.

Si hay alguien que pueda promediar un triple-doble en una temporada regular, Donovan lo tiene a su lado. Westbrook lleva un promedio absurdo de 30.9 puntos, 11.3 asistencias y 10.4 rebotes en 18 partidos. Ningún jugador ha promediado un triple doble en una campaña desde Oscar Robertson, en 1961-62, cuando tuvo un balance de 30.8 tantos, 12.5 rebotes y 11.4 asistencias.

El triple doble de Westbrook fue su tercero consecutivo y el número 45 de su carrera, uno más que los que ha conseguido LeBron James en su carrera.

“Hace lo que hizo contra Detroit (el sábado) y ganamos porque hay ciertas ocasiones… que de repente alguien estalla y obtiene increíbles números y el equipo pierde. Ganar es lo más importante para Russell. Él sabe que siendo eficiente con sus asistencias y sus rebotes y anotando ayuda a que nuestro equipo gane”.

Cuando todo el mundo cuestionaba como Oklahoma City superaría la primera campaña tras la partida de Kevin Durant hacia los ricos pastos de los Golden State Warriors, el ferviente deseo de Westbrook de llevar el manto por el momento aquieta aquellas inquietudes.

“Vuelvo y repito, él va a proporcionar sus números por su habilidad y lo duro que juega y por su don, pero está haciendo muchas cosas que las estadísticas no miden”, enfatizó Donovan. “Sé que todo el mundo está enfocado en ello y por lo que es histórico lo que está haciendo, pero muestra también otro lado”.

Compartir:



tags: